fbpx

Cuando Moët & Chandon Ice Impérial irrumpió en el mercado los más tradicionales amantes del champagne se llevaron las manos a la cabeza. ¿Se habían vuelto punk de la noche a la mañana? No sabían que la moda de tomar este vino espumoso con hielo llevaba varios años triunfando en veranos de la costa azul francesa, e incluso contaba con nombre propio: champagne à la piscine. Y probablemente tampoco anticiparon que esa tendencia nacida en Saint Tropez pronto iba a causar sensación en el resto del mundo una vez que Moët perfeccionara la fórmula.

Y es que la casa productora supo entender antes que nadie ese deseo de burbujas veraniegas que estimulaba a los relajados amantes del champagne y por ello el mismísimo Chef de Cave de Moët & Chandon, Benoît Gouez, trabajó en encontrar la dosis perfecta para combinarla con hielo.

«El champagne es uno de los elegantes extras de la vida«

-Charles Dickens

La magia del coupage perfecto

¡Moët & Chandon hizo magia! mezclando Pinot Noir (entre 40% y 50% de la proporción) ofreciendo un intenso sabor frutal y una estupenda estructura; con Meunier (entre 30% y 40%) pura plenitud y riqueza; completando el coupage (entre 10% y 20%) de Chardonnay para regalarnos un final tremendamente refrescante.

Perfeccionaron la mezcla utilizando entre un 20 y 30% de vinos reserva para completar la intensidad, riqueza y consistencia; y una dosis de 45 gr. / litro más propio de un semiseco (más dulce) pero mucho más interesante por su aporte estructural que tolera tanto mejor el hielo. Todo a favor de que el hielo fuera el aliado final perfecto.

¿Champagne con hielo? Sí, pero bien servido

Ahora que sabemos un poco más sobre el más refrescante champagne Moët, es momento de que te digamos cómo disfrutarlo.

No todo vale a la hora de servir nuestro champagne con hielo. Lo primero de todo, se debe enfriar la botella a 7°C. Una vez alcanzada la temperatura, se debe tener a la mano una hielera, hielo y vasos de vino tipo Cabernet. Se coloca la botella en la hielera, se rellena con hielo y el siguiente paso es añadir agua. A continuación, ¡llega el gran momento! se vierten 4 oz. en la copa, añadimos tres cubos de hielo y, voilà, listo.

Para darle un toque diferente, se pueden añadir también hojas de menta, ralladura de uva blanca o lima, ralladura pepino, una rodaja de jengibre, semillas de cardamomo o frutos rojos (fresas o frambuesas).

TIP: que los cubos de hielo sean de agua filtrada o bien de agua embotellada para no arruinar el sabor del champagne con los aromas que pueda desprender el cubo cuando se derrita (¡un consejo a tener en cuenta para todas tus bebidas!).

Moët Ice Impérial para combinar con alimentos

  • Escoge platos ligeros y bocadillos.
  • Perfectos para alimentos sin cocción como marinados y ceviches.
  • También puedes acompañarlos de aderezos exóticos a base de leche de coco y lima.
  • A la altura de tempuras ligeras, platillos coreanos.
  • En cuanto a quesos, elige quesos frescos tipo feta, mozzarella, fresco de cabra.
  • Las frutas no se quedan atrás: cocteles de frutas o incluso con gelatinas de frutas.
  • Sushis y sashimis de pescado, tarama, huevas de salmón, mejillones a la plancha con chorizo, crustáceos o croquetas de carne de pollo.

Evita arruinar el sabor de tu copa con un maridaje inadecuado

No pienses combinarlo con compotas, piezas asadas, alimentos con mucha grasa, cocciones largas y clásicas, frituras pesadas y alimentos demasiados salados o demasiado ácidos.

¡Y no olvides el momento!. Cómo y cuándo son importantes. Ice Impérial y Ice Impérial Rosé son fantásticos para un picnic, un aperitivo elegante, una cena ligera, un trago al atardecer.

Elige el momento y Moët pondrá el toque elegante.


¿Qué tiene el champagne que crea por si solo una atmósfera de sensualidad?. ¡Cuéntanos si ya probaste Moët Ice


Esta nota te podría interesar El mojito perfecto

No olvides visitarnos en Facebook

¡

A %d blogueros les gusta esto: