fbpx

Comienza febrero y con él viene el segundo capítulo sobre los diferentes tipos de uvas que hemos preparado para ti. La uva Cabernet Sauvignon es una de las uvas tintas más conocidas en el mundo y llamada «La reina de los vinos tintos» por destacar en los vinos de alta gama al ser discreto y profundo. Considerada la mejor cepa para vino tinto y la tercer variedad más plantada en la Argentina, si bien se celebra el día del Cabernet, se trata específicamente del Sauvignon que es el 29 de agosto. Interesante ¿no?

Origen de la uva Cabernet

Tiene sus orígenes en Francia, se hizo famosa por su presencia en el vino de Burdeos, concretamente en la zona de Medoc, donde vió la luz. Se exportó por todo el mundo adaptándose en muchas regiones vinícolas y es una uva clásica que nunca pasa de moda siendo así el vino de referencia cuando hablamos de tintos, Cabernet Sauvignon es el primero que nos llega a la mente.

La cepa aparecida en el siglo XVII, es el producto del cruce entre la Cabernet Franc y la Sauvignon Blanc. La clave de su éxito es que se trata de una variedad de fácil cultivo, por ello se adapta a una gran variedad de suelos, climas y latitudes. De hecho, desde Francia, la uva se ha extendido por Europa y por América.

Características de la uva cabernet

  • Es una variedad vigorosa, de brotación medio-tardía. 
  • Presenta un pámpano de porte medio erguido. 
  • Las bayas de una tonalidad de profunda pigmentación oscura, son pequeñas y esféricas, con un hollejo grueso que le proporcionan al vino un marcado carácter tánico. 
  • Sensible a los ácaros.
  • Resistente a la podredumbre.
  • No evoluciona bien su maduración con sequías marcadas.
  • Al brotar de forma tardía, resiste bien los fríos. 
  • Se obtienen muy buenos resultados en terrenos de grava, sin exceso de agua, algo ácidos y bien expuestos.

El vino

El vino Cabernet Sauvignon puede encontrarse en la variedad de vinos jóvenes y de crianza envejecida en barrica de roble francés como americano, ofreciendo un sabor único tostado de barrica que aporta al vino sabores y aromas más delicados.

Los aromas que este vino nos presta son florales con toques de violetas; frutales con destellos de arándanos, casis, frambuesas y moras; y vegetales ofreciendo un exquisito aroma de pimiento verde y café sin tostar.

Un vino Cabernet Sauvignon conservado en barrica, ya sea de roble francés o americano, posee distintos aromas que un vino joven ya que este método de conservación hace que el vino acoja otros aromas más delicados. Por ello, el Cabernet Sauvignon de crianza ofrece aroma a humo, cedro, incienso, regaliz y perfume frutal.

Cata

A nuestra vista, es un vino intenso, pesado, con cuerpo, colores rojos oscuros, rubí con notas violáceas que evolucionan a color ladrillo con el tiempo.

Al olfato, los primeros aromas a percibir son a grosella, cerezas, ciruelas y frutos rojos. Si se pasa por barrica, aparecen los aromas a tabaco y chocolate.

Para el gusto, el cedro, chocolate y aceitunas negras aparecen. Con el envejecimiento, se hace de un sabor aterciopelado, de buen paladar y estructura. 

Los vinos jóvenes son ásperos y duros, se recomienda una crianza en roble y envejecimiento en botella para estabilizar su estructura. 

Maridaje

En maridajes de vino tinto con tipo de uva Cabernet Sauvignon es idóneo un vino crianza para carnes rojas a la brasa o asados. Mientras que para guisos de carne se recomienda un cabernet sauvignon más joven. También combina bien con los amargos, sabores por ejemplo de endivia y escarolas, así como con los aderezos con pimienta. Quesos como el camembert, queso cheddar o emmental. 

No cabe duda que entendemos por que le llaman «la reina de los vinos tintos» Cuéntanos ¿Cual es tu vino Cabernet Sauvignon favorito?

Si deseas leer el capítulo 1 de esta serie de vinos HAZ CLIC AQUÍ

A %d blogueros les gusta esto: