fbpx

El Singani es un destilado de uva boliviano que poco a poco está empezando a verse en algunas coctelerías de Estados Unidos. Aunque en México no es tan fácil encontrarlo, merece la pena descubrir sus peculiaridades.

Singani se escuchó por primera vez en el masterclass que Ivy Mix dio en Madrid, ella es propietaria de la coctelería “Leyenda de Nueva York” y una de las mujeres más famosas y reconocidas de la industria. Su local está especializado en destilados latinoamericanos por lo que junto al tequila, mezcal, pisco, bacanora, raicilla y sotol no podía faltar un destilado del que pocos han oído hablar.

«El problema del mundo es que todos están con unos cuantos tragos de menos.»

– Humphrey Bogart

Orígenes del Singani

Existen registros anteriores a 1658 que hablan de la destilación de uva en Bolivia, pero fue a mediados del siglo XIX, en una finca de Potosí llamada “Sinkani” o “Singani”, donde empezó a producirse, embotellarse y comercializarse como tal. En la actualidad, 4000 familias trabajan directa o indirectamente en su elaboración y eso que apenas se exporta fuera de Bolivia. Localmente se consume solo o combinado, pero también para remojar bizcochos o humitas (masa de maíz cocida en las propias hojas de la mazorca típica de la zona andina).

El espaldarazo definitivo para que el Singani cruzara las fronteras del país fue el rodaje de la película del «Che» en tierras bolivianas. Su director, Stephen Soderbergh probó este destilado y quedó fascinado hasta el punto de comenzar un proyecto para elaborar su propia marca e introducirla en Estados Unidos. Lo llamó Singani 63 por su año de nacimiento y porque el Singani en su país todavía no se reconoce como una categoría de destilados (ahí se clasifica como brandy sin envejecer).

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

Conoce la elaboración del Singani

Se produce a partir de uva Moscatel de Alejandría y cuenta con una Denominación de Origen (DO) que limita las zonas donde puede producirse. El área principal es el departamento de Tarija, cuyos viñedos están a gran altura, entre 1800 y 2200 metros sobre el nivel del mar. Este es uno de los principales rasgos del Singani, la altura a la que se cultiva la uva le da sus características organolépticas (son todas aquellas descripciones de las características físicas que tiene la materia en general, según las pueden percibir los sentidos, como por ejemplo su sabor, textura, olor, color o temperatura) y hace que preserve mejor los aromas.

El jugo de la uva se fermenta durante 7 días y se destila en alambique hasta alcanzar unos 70 grados. La normativa no permite agregar azúcar, pero sí agua para rebajarlo hasta 40 grados de alcohol. Como ves, está más cerca del sistema de producción del pisco chileno que del peruano, aunque el Singani no se envejece y su materia prima goza de unas condiciones ambientales muy diferentes a la de estos dos países vecinos.

Singani, un sabor único

El sabor del Singani es parecido al de un brandy sin añejamiento, tal vez como un pisco aromático. Lo interesante que tiene es el bouquet, un aroma cítrico y dulzón ¡No nos queda más que probarlo!

«Choofly» el cóctel más típico del Singani

El cóctel más famoso de Bolivia es el «Choofly», se prepara mezclando 2 oz de Singani con Ginger Ale. Se sirve con hielo y una rodaja de lima. Su origen se remonta a finales del siglo XIX cuando los ingleses estaban construyendo el ferrocarril en Bolivia. Como el gin para sus tragos era complicada de conseguir, decidieron sustituirla por el destilado blanco local y llamarlo “short fly”, por la velocidad con la que se emborrachaban (un short fly en argot profesional es un riel temporal que se pone para atajar un trayecto con incidencias u obstáculos). Los bolivianos lo fueron deformando hasta que acabó con el nombre de «Choofly» o «Chuflay»

La embriaguez no crea vicios, solo los pone en evidencia.

Séneca



No cabe duda que valdría la pena probarlo seco o en forma de cóctel, como sea, no nos queda duda que será una gran experiencia para nuestro paladar.


Esta nota te podría interesar La magia del Kahlúa

No olvides visitarnos en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: