fbpx

Algo así me dijo mi madre cuando le compartí la inquietud de querer comprarme una moto, ese llamado que sentí desde muy pequeño pero que será tema para otro día, y que ya de joven volví a tener en varias ocasiones mientras admiraba las maquinas de los extraños que eventualmente veía rodando por las calles.

«Si compras una moto de una vez cómprate el ataúd»

Esa es otra de las frases que seguramente habrás escuchado en más de alguna ocasión que si ya tienes moto o pretendes hacerte de una. Y la cosa es que, cuando uno se anima a dar a conocer sus intenciones normalmente ya no hay marcha atrás.

Y es totalmente comprensible, porque definitivamente no importa la edad que tengas, mientras haya alguien que de verdad te ame en este planeta se va a preocupar por ti. La mayoría de las personas hablan proyectando sus propios miedos o ideas preconcebidas sobre el mundo de las dos ruedas como por ejemplo:

  • «Las mujeres no andan en moto» ¡Estamos en el 2020! Por fortuna, esas ideas pertenecen al pasado, disfrutar de estas máquinas no es cuestión de género.
  • «La moto es muy pesada«. No es un mueble que hay que cargar sino hay que fluir con ella.
  • «No tienes la altura para conducirla». Algún día, un amigo muy sabio comentó al escuchar hablar en tono de burla a otras personas sobre un compañero piloto y su estatura, como tenía que parar en las banquetas para montarse y arrancar en su GS, “Tal parece que los que verdaderamente tienen un problema con el tema de su estatura son ustedes, el es mucho mejor piloto que cualquiera de nosotros aquí y disfruta montones salir en su moto, su estatura lo tiene sin cuidado”. ¿Ubican a los pilotos de MOTO GP? Dani Pedrosa pilota un monstruo en las pistas y tiene una estatura de 1.58 m.
  • «Las motos son para vagos». Esta frase la he escuchado infinidad de veces, esta afirmación no podría ser mas errónea, conozco varios de motociclistas de todas clases sociales, oficios y profesiones.

Esas solo por mencionar algunas; otros cuantos tratan de disuadirte desde sus experiencias con estas máquinas, como aquel padre que ha sido motociclista durante toda su vida pero se rehusa a la idea de que su retoño se monte en una moto y es que conocen en carne propia el placer de conducir una, la sensación de libertad al rodar en carretera, el olor a combustión y el sonido del escape que endulza los oídos pero, también saben en cuantas ocasiones se salvaron de tener un accidente ya sea a causa del miedo, falta de pericia, inexperiencia o de algún otro conductor o compañero biker sin respeto por los demás.

Hace más o menos diez años que comenzó mi aventura en el mundo de las motos, de inicio cada salida aunque fuera a la tienda de la esquina era motivo de una serie de advertencias, bendiciones y esta frase «Mejor llévate el coche», todo con las mejores intenciones, claro, pero hacían un sufrir para todos los involucrados el simple hecho de usar mi moto.

En mi caso opte por mostrar de primera mano a mi madre y a mi entonces novia, hoy mi esposa, una pequeña prueba de lo que es este maravilloso mundo. Un fin de semana y un curso básico de motociclismo, bastaron para que saliera de su cabeza todo eso que suponían saber. Sobra decir que salieron de ahí sonriendo, conociendo lo que es una moto, cómo se maneja, qué se siente usar un casco, conducirla, como se sostiene, las reglas y experiencias de pilotos profesionales, eso marcó un antes y un después. Hoy en día las bendiciones siguen ahí pero solamente acompañadas de un «Te cuidas mucho, te amo, avisas cuando llegues».

No importa que tengas 18, 30, 40, 60 años o más, algún ser querido va a estar ahí para recordarte lo peligroso o fugaz que puede ser la vida al decidir montar una motocicleta. Está en nosotros demostrarles que estamos hechos de algo más, que nos queremos lo suficiente para procurar cuidarnos mientras rodamos, que pensamos en ellos siempre que salimos a disfrutar del camino, que el motociclismo verdadero va más allá, hace falta probarlo, gozarlo, vivirlo para entenderlo.

¿Y tú, vas por la moto o por el revolver?.

A %d blogueros les gusta esto: