fbpx

Si te gusta el whisky, seguro cuando vas de compras por este licor más de una vez has visto el término “Cask Strength”. ¿Sábes que significa y por qué tiene más grado alcohólico comparado con otros?. Te contamos todo a continuación.

Un whisky Cask Strength sale de la barrica de maduración tal cual, ese es su significado. Por norma general la destilación de los whiskys eleva el grado alcohólico a un 80%. Este grado se reduce en el proceso natural de envejecimiento en barrica, pero nunca tanto como para llegar a ese grado alcohólico comercial

«¡Sólo los más valientes beben un Cask Strength directo de la botella

-Alex Atticus

La clave es el momento de embotellar

Cuando llega el momento de embotellar el whisky los fabricantes reducen el grado alcohólico diluyendo el líquido con agua pura (generalmente de manantial o filtrada con sistemas modernos). Así se reduce hasta la medida tradicional (suele ser entre 40% y 47%). El objetivo es conseguir un buen sabor, con todas las esencias de la destilería, pero evitando la famosa sensación de «quemazón». A diferencia de un Cask Strength se embotella directamente desde la barrica, sin diluir jamás el líquido con agua. Se consiguen whiskys de mucho más grado alcohólico (entre 50% y 70%), mucho más fuertes, pero también con más sabor extraído de la maduración.

¿Cómo se bebe un Cask Strength?

Son fuertes, pero agradables, tienen un sabor potente y limpio. Lo más habitual es consumirlos con un poco de agua o hielo. La idea es que seas tú quien decida cómo beber el whisky y cuánto volumen de alcohol es el adecuado para ti, por eso son tan apreciados además conservan el máximo sabor original y eres tú quién decide cómo tomarlo.

Al contrario de lo que se piensa, beber whisky con agua no es ninguna herejía. El agua reduce la «quemazón», pero también extrae ciertos sabores del whisky. El hielo también ayuda en este sentido. Lo único que debemos evitar es pasarnos con el agua porque entonces sí perdemos sabores y esencias. Los expertos aconsejan probar diferentes medidas de agua hasta encontrar nuestro equilibrio entre sabores y “quemazón”.

B

Un whisky con personalidad propia

Como la destilería no diluye el whisky en agua, consiguen menos botellas por cada barrica y el precio aumenta inevitablemente.

Otro factor muy importante a la hora de decidirse por un Cask Strength es que tiene personalidad propia. Dependiendo de la destilación y la maduración el whisky adquiere un cierto grado alcohólico que no tiene por qué ser el mismo que el de la barrica de al lado. Incluso a pesar de haber sido elaborados al mismo tiempo, en la misma destilería y envejecidos en la misma bodega, dos whiskys Cask Strength de la misma marca, pueden ser ligeramente diferentes uno del otro.

Esta bebida están pensada para los verdaderos aficionados del whisky o grandes catadores, por eso las destilerías enumeran las barricas para diferenciarlas unas de otras. De este modo, los consumidores también pueden buscar el número de serie concreto para encontrar sabores diferentes a las de otros lotes.

«No existe el whisky malo, solo el whisky que no es tan bueno como el resto«

Raymond Chandler



Si eres de los que disfrutan los licores sin mezclarlos, te recomendamos ampliamente que te aventures con un Cask. ¡Te llevarás un gran sabor de boca!.


Esta nota te podría interesar Los botánicos de la ginebra

No olvides visitarnos en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: