fbpx

Algunos somos tigres solitarios, otros somos más como lobos y nos gusta rodar en manada. Ser o no ser miembro de un motoclub, es una decisión que no debe tomarse a la ligera. En CODEMAG te dejamos algunos tips.

Lo que debes saber

No cualquier grupo de motociclistas puede ser considerado un motoclub, se llaman club de rodadas. De esos a los que la gran mayoría pertenecemos, donde se reúnen individuos ocasionalmente, para rodar un fin de semana, salir a comer, a conocer, quizá organizar algún evento benéfico, aprender sobre sus motos e idealmente mejorar sus habilidades sobre ellas, sin una inclinación grupal por alguna marca o tipo de moto en especial y sin una filosofía o protocolos específicos.

¿Qué es un motoclub?

Es un animal completamente distinto, son organizaciones bien definidas que merecen respeto. Definitivamente cualquier intento de motoclub, puede tratar de exigirlo por distintos medios, pero solo uno verdadero motoclub lo merece y lo pone en práctica mediante el comportamiento profesional y maduro de cada uno de sus miembros.

Un motoclub que se respeta, es algo así como una logia en la que no puedes llegar y pretender que pagando una membresía o portando un distintivo te convierta en miembro, debes ser invitado directamente a formar parte de ella, por méritos propios o  por la calidad de persona que eres. Los motoclubs comparten el amor por el motociclismo y  muchas otras características, aunque son tan distintos como las personas que habitamos este planeta, cada uno tiene filosofías y normas que los hacen distinguirse entre ellos, cada uno de los miembros es consciente que el actuar de un individuo puede afectar la imagen general del club ya sea para bien o para mal y por ello es indispensable que uno conozca y este de acuerdo con su filosofía antes de aventurarse a formar parte de cualquiera de ellos. 

Los miembros activos del motoclub, deben aceptar a quien pretende formar parte de él, pueden reservarse el derecho a decir: aún no esta listo. Esto no se debe  entender como una negativa permanente, es necesario demostrar lealtad, la cual  es uno de los pilares para formar parte de una de estas organizacionesl;  debes aprender a ayudar, a confiar en los demás miembros, educarte y tener la mejor actitud posible. Una organización que pretende probar tu ingreso mediante pruebas infantiles y, en ocasiones, hasta peligrosas o denigrantes, no merece el título de motoclub.

Dejemos la parte seria y reflexiva por un momento. Aquí te dejamos algunos pros y contras de pertenecer a un motoclub.

PROS

  1. Aprender a ser un mejor piloto de la mano de verdaderos motociclistas con años de experiencia. 
  2. Un motoclub respetable tiene alianzas y convenios con aseguradoras y marcas de motos dispuestas a dar muy buenos descuentos a una asociación que representa la marca de manera positiva ante los demás. 
  3. Apoyo de los demás miembros dentro y fuera del asfalto.
  4. Acceso a un inmenso pool de conocimiento sobre temas de interés como el mantenimiento de nuestras máquinas y una red de personas con ocupaciones profesionales de distinta naturaleza y dispuestas a colaborar entre sí para alcanzar objetivos en conjunto.
  5. El ser parte de un motoclub, puede lograr que seas una persona más disciplinada y responsable. 
  6. Conocer nuevas personas con intereses afines a los tuyos.
  7. Integrar  algo más grande que nosotros mismos, ser parte de un legado.
  8. Mayor seguridad al rodar ya que en conjunto uno se vuelven más visible en el camino.

CONTRAS

  • Jerarquías bien establecidas, esto en realidad puede jugar hacia ambos lados depende de la ocasión y de tu capacidad para respetar las lineas de mando.
  • Un poco menos de libertad a la hora de rodar, ya que hay que respetar los destinos y acuerdos que se someten a votación en el club.
  • Es necesario aportar económicamente al club, por lo general para  el mantenimiento del lugar de reunión cuando se cuenta con uno.

Cuéntanos si perteneces a un motoclub y cuál ha sido tu experiencia rodando en grupo.

A %d blogueros les gusta esto: