fbpx

En esta ocasión, pretendo compartirles la experiencia de este hombre amante de las máquinas, en especial de las que ya tienen historia y algunos miles de kilómetros recorridos. Te comparto esta guía rápida si piensas comprar una moto antigua.

Entre más vieja, mejor

Para algunas personas solo son vejestorios, pedazos de chatarra que no valen ni lo que dan por kilo en un “yonke”; para mí son joyas preciosas, objetos que vale la pena preservar, cuidar, disfrutar y atesorar. Te cuento la razón.

Si eres un poco como yo, seguramente has llegado a casa y has sido recibido con la frase: “¿Otra vez, por qué compraste esa chatarra? a menos que tu familia o pareja tenga la misma pasión que tu por este tipo de objetos, que pueden ir desde una moneda, una moto, camioneta o una imprenta de 3 toneladas, ¡Qué se yo!.

Antes de comprar una moto antigua, ten en cuenta esto:

  • No todo lo que brilla es oro

Muchas veces ¡Y vaya que me ha pasado!, uno se deja deslumbrar por alguna moto viejita, esa que te muestran como el santo grial, hermosa, a precio de remate, sobre todo si es tu primer experiencia, es fácil caer en la tentación y al calor del momento, mucha veces no lo comentas con nadie, crees que vas a llegar y sorprender a todos cuando vean el super “deal” que estas a punto de hacer, por favor asegúrate de que el modelo que pretendes comprar en realidad sea algo que valga la pena.

  • Pregunta todo, no te quedes con ninguna duda

Si, así como en la escuela, pregunta y resuelve todas tus  dudas, no tengas miedo a exponer tu propia ignorancia sobre el tema, todos empezamos sin saber absolutamente nada y precisamente así aprendemos, preguntando, preguntando, preguntando no hay de otra, ¿Tiene los pagos al corriente?, ¿nacional o importada?, ¿a nombre de quién esta? ¿tienes la factura original? ¿algún accidente?, ¿fallas, servicios? ¿accesorios originales? etc…, la apertura y claridad con la que te sean contestadas tus preguntas será un buen indicador de que tipo de motocicleta estas adquiriendo y de la persona con la que estas tratando, se vale decir: «No me interesa, muchas gracias».

  • Pide consejo a los que ya saben

Siempre habrá alguien que tenga más conocimiento en casi cualquier tema, quítate la pena y pregunta a tus conocidos, yo he tenido las mejores experiencias al compartir mis planes con las personas indicadas, normalmente buenos amigos que me han guiado en el proceso, ya sea para entender si el valor de la moto es el apropiado, si se encuentra en las condiciones mecánicas y de funcionamiento que el vendedor dice que tiene o si es mejor dejar pasar la oportunidad.

  • Señales de óxido

El oxido en una máquina es como un cáncer que no hace más que expandirse y te será muy difícil, si no es que imposible, deshacerte de el, pon mucha atención en lugares donde este suele esconderse, dentro del tanque de gasolina y debajo del mismo, ábrelo y observa el interior con alguna lámpara, agáchate y verifica si en la parte baja hay señales de óxido, pasa la mano para detectar si lo han cubierto con pasta o pintura, también es buena idea ver la parte interior de las salpicaderas así como la parte baja del escape.

  • Documentación en orden

Revisa bien los documentos de la moto antes de cualquier movimiento, asegúrate que sean originales y que se encuentren en orden, que exista una factura que ampare la propiedad del vehículo, si es importada que cuente con titulo de propiedad y pedimento con el que se demuestra que el vehículo pagó las debidas contribuciones al ser introducida al país, busca que el pedimento cuente con la clave A1, ya que esto significa que el vehículo es de procedencia extranjera y fue importado para permanecer por tiempo ilimitado en el país.

  • Llantas viejas

Es muy común que los vehículos con cierta edad hayan estado parados durante mucho tiempo, es muy posible que aún tengan las llantas originales de hace 40 años o más, esto provoca que se resequen, se cuarteen y que no sean seguras para rodar, puede ser un buen punto para negociar el precio, un buen par de llantas nuevas no es nada barato, pero rodar con llantas viejas y en mal estado, te puede salir aún más caro.

  • Kilometraje

Normalmente una persona prestaría mucha atención a este tema pero es común que el aparato encargado de contar los kilómetros en estos vehículos falle por el paso del tiempo, así que no te preocupes demasiado por este tema, suele no ser un parámetro confiable para realizar una compra, es preferible revisar el buen funcionamiento del motor.

  • Presupuesto

Es básico establecer un presupuesto estimado desde el inicio del proyecto, a menos que quieras terminar con un adorno bonito que no se mueva nada durante años en tu casa o cochera, que la moto tenga años no quiere decir que sus refacciones sean baratas, al contrario, suelen ser igual de costosas que el de una motocicleta nueva o un poco más caras, incluso hay ocasiones en que tendrás que echar mano a la creatividad y de los amigos ingenieros para fabricar partes nuevas que no se producen más.

Sobre todas las cosas debes estar consciente que cualquier máquina así como el cuerpo humano necesita estar en movimiento regular para no atrofiarse, en mi experiencia suele tener más problemas una moto parada por meses o años que una que se usa diario, otra cosa que debes tener presente es que una moto de edad avanzada necesita de tu cariño y paciencia, no te desesperes si tu moto un día anda excelente y al otro por culpa de un pequeño tornillo no arranca, tendrás que repararlo, recuerda siempre la edad que tienen esos fierros, respira, cuenta hasta diez y pon manos a la obra. Si te consideras una persona impaciente te recomiendo alejarte del tema y optar por una moto nueva y confiable.

¿Es mejor una moto vieja, que una nueva y viceversa? Mi respuesta seria que depende totalmente del enfoque, gustos y el momento que estés viviendo en tu vida, la paciencia es clave.

A %d blogueros les gusta esto: