fbpx

La vida del empresario por naturaleza es agitada, ajetreada, y generalmente acompañada de una agenda llena de compromisos, especialmente si este es un “Founder” es decir el fundador de una compañía, y este ritmo de vida puede inducir a una sutil pero profunda inmersión en la trágica ceguera de taller.

Pasar horas atendiendo correos electrónicos, llamadas de clientes o socios comerciales, programando juntas y atendiendolas, diseñando directrices para la toma de acción, son eventos que en conjunto, elevan el nivel de estrés de tal forma que el fundador de un proyecto puede fácilmente perder de vista el objetivo principal de este, eso es el “punto ciego del Founder”

«El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal: lo que realmente cuenta es el valor para continuar».

– Winston Churchill

Aún cuando los procesos diseñados en la empresa estén funcionando correctamente y los números indiquen que existe productividad, no debemos dar por hecho que hemos alcanzado la infalibilidad porque esto es prácticamente imposible, al perder el rigor analÍtico, con ello se pierden valiosas oportunidades de mejora.

La ceguera de un Founder o C.E.O.

Si bien, la ceguera de taller no es exclusiva de un Founder, la forma en que lo ataca y el nivel de daño que puede causar a éste en relación a la compañía, sÍ es distinto a la de cualquier otro miembro productivo en sociedad que no dirige un proyecto pero sÍ participa en él, empezando por el hecho de que un fundador tiene puestas todas sus canicas en el proyecto porque este es suyo, quiere decir que el nivel de compromiso y responsabilidad se multiplica, por el simple hecho de que todos sus recursos (como tiempo y dinero) se ven inmersos.

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

Formas en que se desarrolla el punto ciego del Founder

Familiarizarse con el Statu quo

El cerebro asocia lo habitual con el confort, dando pie a vicios tan grandes como nocivos y que lamentablemente son muy comunes en las empresas, un ejemplo de ello son conocidas frases como “así se hacen las cosas aquí” u otras provenientes de fundadores con empresas consolidadas en el mercado como “A mí qué me van a venir a enseñar, si yo diseñé esto”, frases que no son otra cosa que un filtro de resistencia al cambio.

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

Familiarizar con el caos correctamente

La segunda forma se presenta cuando el Founder no ha perdido de vista los errores sino los objetivos, distinto a la primera forma en que puede detectar o no los vicios de la compañía, pero el error radica en que se ha familiarizado con el caos, esta segunda forma va más cuando el Founder está abierto al cambio, es un líder objetivo, que escucha, pero la cotidianidad, el crecimiento acelerado o sorpresivo en el negocio y la constante adaptación de la compañía al entorno, han hecho que en el camino el Founder perdiera de vista los objetivos originales, cosas tan fundamentales como la misión y la visión de la empresa. 

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

Prepárate para ser el C.E.O. que debes ser

Es posible que para este momento ya detectaste que tienes un punto ciego, ahora es momento de enfocarse y poner manos a la obra para resarcir el daño y aprovechar el área de oportunidad para tener un punto de crecimiento.

La premisa básica para erradicar el evento de ceguera (si leiste bien, el evento, pues te cuento que la ceguera de taller es algo cíclico, de tal forma que solo puedes erradicar el evento y prevenir futuros) es mantenerte presente, objetivo y en un grado excelso como observador y  escucha presente y comprometida. 

La segunda premisa será sin lugar a dudas, recuperar toda capacidad de crítica y  análisis, que esto no debe representar mayor tema pues es una característica que suelen tener en común los empresarios.

Y la tercera de este silogismo, es quizá el verdadero reto para el ego de cualquier empresario, bajar la guardia y permitir la intervención de un externo, pues este tendrá una perspectiva fresca y objetiva al no pertenecer al hábitat.

“La alta especialización acota de manera natural la capacidad de detectar el caos, por ello el founder suele desarrollar puntos ciegos, no porque desconozca la ejecución, todo lo contrario, para corregir procesos siempre se tendrá que regresar a revisar los orígenes y quien mejor que el founder para conocerlos.”

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

Tips para desarrollar habilidades de C.E.O.

  • Feedback: Pide retroalimentación de clientes, proveedores, socios comerciales y empleados, sobre todo los de nuevo ingreso.
  • Consultoría: No descartes la opción de acercarte a un Business coach o a un mentor, es decir una persona que cuente con toda la expertise en el área de oportunidad que hayas detectado.
  • Mesa directiva: Escucha a quienes tienen un nivel elevado de compromiso con los objetivos de la organización.
  • Separación de bienes: Como en los matrimonios, es importante que tengas claro que los bienes de la compañía, así sea tuya, son de la compañía, y no tuyos (cuentas de banco, autos, bienes…)
  • Revisar el estilo de Dirección: Nunca está por demás revisar esto además del hecho de quien está dirigiendo, probablemente si eres el fundador, también te hayas autodeclarado el Director General (que también suele ser un error, pues el que seas un genio en un área no significa que tengas las habilidades blandas que se requieren para llevar una dirección, aunque podrías desarrollarlas).

En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.

Albert Einstein



Así que ¡Quítate la venda de los ojos y pon manos a la obra!


Esta nota te podría interesar Accesorios icónicos para tu outfit

No olvides visitarnos en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: