fbpx

El mundo de la moda está de luto, pues ha perdido a una de las figuras más emblemáticas que ha dado Japón a la industria fashionista, el talentoso Kenzo Takada, fundador de Kenzo Global Brand, todo un universo de estilo que conquistó cada rincón del mundo con sus patrones, su tan distintivo color rojo, su emblemática flor y diseños inspirados en plantas. Fue el primero en hacer uso del Kimono como pieza protagonista de una colección, después sorprendió al mundo con diseños desafiantes inspirados también en la cultura nipona, pero añadiendo detalles inspirados en los antiguos campesinos europeos.

El maestro de la aguja y la tijera nació en Himeji Japón en 1939. Siendo el mayor de 7 hermanos y gran dibujante desde niño, descubrió el apasionante mundo de la moda a través de las revistas. Con 19 años y un trabajo como pintor de muebles logró entrar a la Escuela de Moda Bunka de Tokio. Siendo uno de los primeros varones egresados, a los 26 años gracias a un golpe de suerte, Kenzo emprendió un viaje temporal a Paris sin saber qué se quedaría ahí y comenzaría la construcción del “Imperio Kenzo”.

Abriéndose paso poco a poco, para el año de 1970 Kenzo logra establecer su primera marca Jungle Jap (dato curioso, “Jungle” también fue el nombre de un perfume edición especial de la linea Kenzo), en donde los kimonos confeccionados con telas económicas, construidos en las clásicas siluetas europeas fueron el sello distintivo e hicieron rápidamente de Jungle Jap la favorita de los jóvenes, así llegaría a su primera portada para la revista ELLE ¿Impresionante no?

Kenzo, sin duda abrió las puertas de la moda parisina a otros diseñadores japoneses como Issey Miyake, Jinda Watanabe y Yohji Yamamoto. Takada abrió su segunda tienda en Place des Victories, llenando sus aparadores de moda pensada para el día a día, así se consolidaba en la capital de la moda, en donde siempre lo creyó imposible.

Su imperio fue creciendo poco a poco y con pasos firmes, con una fantasiosa creatividad como de cuento de hadas, se distinguió por crear fabulosas pasarelas, con detalles inesperados y fuegos artificiales. Por otra parte Kenzo impuso tendencia entre los diseñadores al contratar modelos de revista que ya eran conocidas, de esta forma se vestirían para sus pasarelas haciéndolo incluso antes que Gianni Versace.

Fanático de Yves Saint Laurent e inspirado en su trayectoria en 1983, Kenzo incursionó en la moda para caballero lanzando en 1988 su linea de perfumes exitosamente.

Orgulloso defensor del prêt-à-porter, Kenzo portaba por las calles de Paris sus propios diseños, que hasta el momento, a pesar de contar con cierta fama, aun se encontraban al alcance de la mayoría. Los olanes, hombreras muy marcadas, siluetas envolventes, jersey coloridos y mangas japonesas ya circulaban por todo París.

Su carrera había crecido y con ello la cotización de su branding que llegó a colocarse entre los grandes. En la década de los 90´s, LVMH compró su firma en $80 millones de dólares, conservándolo como director y creador unos años más, hasta que por decisión propia y un tanto cansado de los bemoles del negocio y la industria, para 1999 se retiró con gracia de la moda más no del diseño, pues exploró otros campos que eran de su interés como el diseño de interiores, el arte de pinturas, el diseño de accesorios (principalmente gafas con Masunaga) diseño de artículos para el hogar de alta gama y conservó para si, la firma Kenzo de perfumes, de los cuales el favorito por excelencia y que sin duda se convirtió en su sello olfativo, es el Flower de Kenzo.

Kenzo seguirá entre nosotros más vivo que nunca pues Oliveira Baptista, quien venía de hacer carrera en Lacoste, el pasado 30 de Septiembre presentó la colección Kenzo Primavera-Verano 2021 y sorprendió gratamente, pues hacia tiempo que la esencia de Kenzo Takada no estaba tan presente en una colección de la firma.

De la vida profesional de este creativo japonés podríamos hablar mucho, pues sin duda dejó un legado importante a su partida, a causa de las complicaciones del COVID, que le arrebataría el ultimo aliento el pasado 04 de Octubre, a los 81 años, en un hospital de París, capital que fuera testigo de su éxito y también de su vida privada que guardó celosamente para si mismo y de la cual hoy se sabe muy poco.

Kenzo seguirá viviendo en los corazones de muchos de los amantes de la moda y el diseño.

A %d blogueros les gusta esto: