fbpx

La creatividad, la excentricidad y la diversión llevaron a Huhg Hefner a inspirar una larga vida de 91 años al éxito empresarial y creativo en el mundo de las revistas para caballero. Pionero y versátil, jugó y ganó contra todo lo que se interpuso en su camino para hacer realidad su sueño. A pesar de los desnudos y la clara connotación sexual, la revista Playboy logró posicionarse y ser respetada como una revista de contenido de valor, con periodismo de seriedad y material intelectual, además de una cuidada redacción, sin duda el imperio de playboy sigue dando de que hablar.

UFC 259: Noche de campeones

UFC 259: Noche de campeones

Hugh Hefner, decía “El único problema con el sexo es que tendemos a tratarlo como algo vergonzoso, indecente y lleno de tabúes. Y esa es la dificultad principal, no el sexo en sí.”

Los inicios de Playboy

El imperio de Playboy

Corría el año de 1953, un joven escritor de 27 años yacía en su escritorio de editor, su nombre era Hugh Hefner.

Con los sueños más grandes que la billetera, Hugh se encontraba en su vida ordinaria en Chicago, Illinois, trazando la ruta de lo que más tarde se convertía en la famosa revista Playboy.

Hefner aún joven, pero con cierta experiencia en el medio editorial, tras reunir la cantidad de $8,000 usd, se aventuró a lanzar la famosa revista para caballeros, que originalmente se llamaría Stag Party.

Debido a que ya existía una revista llamada Stag, le fue negado el nombre, y en la búsqueda de uno nuevo, Eldon Sellers, sugirió el atinado nombre que hoy conocemos como Playboy.

El emblema fue resultado de la imaginación de Hefner, quien lo sugirió por parecerle un logo juguetón, tierno y sexy (mismas características que le fueron impregnadas a cada una de las bunnies) y el trabajo del artista Art Paul resaltó y sobresalió, por ello se convirtió en el director de arte de la revista por 30 años.

Playboy, un éxito rotundo

El imperio de Playboy

El primer número de la revista contenía a la icónica Marilyn Moroe, quien curiosamente no posó para Playboy, sino que en el pasado, había posado anónimamente para un fotógrafo desconocido que le vendió sus fotografías a Hefner.

No cabe duda que fue material de calidad para el primer número de la revista que básicamente es recordado por la aparición de Monroe y por tener una detallada y acertada narrativa del propio Hugh.

El imperio de Playboy

Respecto a la filosofía de Playboy, Marilyn Monroe fue sin duda precursora de la nueva sexualidad y libertad individual.

El joven visionario no dudo en reinvertir todas las ganancias en la misma revista, teniendo un acelerado despunte debido a la falta de competencia.

Las Playmates

El imperio de Playboy

Nace el concepto de las playmate, algo que innegablemente distinguiría a Playboy del resto de las revistas para caballero por siempre.

Las playmate son las conejitas que posaban para la revista y que no precisamente tenían que ser modelos, pues muchas veces Hugh Hefner apostó por las mujeres ordinarias pero bellas.

Dicho por él mismo, «podría ser tu secretaria, o la chica que vende corbatas y volverse la playmate del mes«.

Se volvió una distinción verdaderamente aspiracional para las jovencitas que aparecían en la revista, la primera de ellas fue la entonces novia de Hef (como se hizo llamar entonces) Charlaine Karalus, quien era empleada del departamento de suscripciones.

Algunas de las playmates más representativas además de las novias de Hef, fueron Pamela Anderson y Anna Nicole Smith.

También aparecieron en la revista artistas muy reconocidas como Madonna y Naomi Campbell, y alguno que otro hombre como el orgulloso Donald Trump.

Playboy, directo a la cima

El imperio de Playboy

Para finales de los 50´s, la revista era todo un éxito y a pesar de los desnudos y la clara connotación sexual, logró posicionarse y ser respetada como una revista de contenido de valor, con periodismo de seriedad y material intelectual, además de una cuidada redacción, lo que le valía la crítica de excelencia literaria.

Playboy, de revista a imperio

El imperio de Playboy

Aparecieron los famosos clubes nocturnos Playboy, donde la experiencia era mucho más atractiva, pues las bonnies estaban para atenderte directamente.

Había que asociarse, el primer año se unieron 50,000 miembros en Chicago, no tardó mucho para que hubieran 23 Playboy Clubs en el mundo.

El Club de Nueva York era un edificio de 6 pisos, había una atracción distinta en cada uno, desde el bar playmate, restaurante gourment, el espectáculo, entre otros.

Ningún centro nocturno se podía comparar, pues ninguno ofrecía el atractivo de recibir una copa de vino con la acrobacia «bonnie dip»  de las conejitas.

Pronto aparecieron casinos, restaurantes, hoteles, camisetas y joyería, apareció cada artículo comercial con la emblemática figura del conejo, formando así, el imperio «PLAYBOY ENTERPRISES” con 750,000 miembros y más de 60 millones de revistas vendidas.

El primer declive de Playboy

Era 1986, y el imperio Playboy sufría su primera crisis, lo que antes la posicionó por atrevida y reveladora, por romper paradigmas e imponer una nueva forma de percibir la sexualidad, ahora era por lo que se le juzgaba.

Pues para ese momento los clubes y la sexualización de la mujer eran percibidos como degradantes para el género femenino.

Aparecieron nuevas competencias editoriales como Maxim y PentHouse.

Girls of the Playboy Mansion

En 2005, Hef firmó con la cadena de televisión E! un jugoso contrato para llevar a cabo el reality show “The girls next door”  junto a sus 3 novias de entonces, Holly Madison (la novia principal y la presidenta de la mansión), Bridget Marquardt y Kendra Wilkinson.

Las tres modelos y playmates se mostraban consintiendo a Hef, viajando con él, realizando deportes y actividades aspiracionales.

Duró 6 temporadas, se volvió representativa de la televisión pop en los 2000 y se transmitió en al menos 150 países. 

El imperio Playboy logró mantenerse, aunque más como empresa que como revista, con Christie Anne Hefner (hija mayor de Hef) al frente hasta el 2009.

La muerte de Hugh Hefner

El 27 de septiembre de 2017, a los 91 años después de lograr su sueño, volverse un referente masculino, el playboy por excelencia, con tres esposas y cuatro hijos, muere Hugh Hefner. Parecía ser el final del imperio.

Pero la luz apareció al final del túnel en 2018, esta vez con Cooper Hefner al frente (hijo de Hef).

El Club Playboy of New York reabrió sus puertas a lo grande, con las bonnies como camareras y la revista presentó un rebranding con una imagen más fresca y renovada.

Prueba de ello fue la portada de 2019 en donde en lugar de modelos aparecieron 3 activistas, una clara invitación para la nueva generación.

Finalmente, la mansión playboy le pertenece al millonario Daren Metropoloulos, quien la compró a Hef aun en vida por 100 millones de dólares, planeando hacer de ella un club para adultos.

¿Qué tal? Excéntrico hasta el final.

Esta nota te podría interesar DOLCE & GABBANA

No olvides visitarnos en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: