fbpx

Si eres de las personas que ha tenido que lidiar con el sobrepeso durante toda su vida, seguramente ya has intentado hacer alguna dieta de moda o al menos has escuchado sobre alguna de ellas. Te contamos todo acerca de esto.

¿Qué es una dieta de moda?

Están basadas por lo general en un aporte de calorías y nutrimentos extremadamente bajo, ya que buscan cumplir la promesa de que bajes rápido de peso sin darle importancia al impacto negativo que esto puede generar sobre la salud. Muchas de estas dietas aprovechan que un alimento se pone de moda o la nombran con algo para llamar la atención.

Estas dietas prometen que vas a bajar (lo que subiste en años) en unos cuantos días o semanas y suelen ser recomendadas por personas que no estudiaron nutrición (charlatanes prácticamente) o peor aún, las encuentras en internet y decides probarlas ¡No hagas esto por favor!.

¿Cómo funcionan?

  • Pueden reducir al mínimo o eliminar algún grupo de alimentos, por ejemplo: arroz, papa, todas las frutas, leguminosas, carnes, quesos, leche y/o huevos, etc.
  • La mayoría (si no es que todas) son generales, no las personalizan en cuanto al requerimiento o gustos de la persona que la aplicará y lo más importante, las enfermedades o padecimientos pueden alterarse y agravarse con este tipo de dietas.
  • Además de eliminar grupos de alimentos, son dietas con un aporte energético muy bajo, es decir, consumes muy pocas calorías para lo que realmente necesitas.
  • Existen otras dietas que aseguran que dependiendo tu signo del zodiaco o tipo de sangre debes de consumir ciertos alimentos, esto no está científicamente comprobado.
  • Dependiendo del tipo de dieta, las indicaciones cambian. Por ejemplo, están las dietas que te mandan un solo grupo de alimentos por día, por ejemplo: lunes puras verduras, martes puras frutas, miércoles puro pescado, etc.
  • En algunos casos, llegan a mandar suplementos o medicamentos, atribuyéndoles a estos la pérdida de peso. Esto no es así, pueden ser peligrosos y solo son un “extra” para la dieta para que los charlatanes que los venden tengan también un “extra” en su bolsillo.

Beneficio / Costo

Seguro muchos se preguntarán ¿Si funcionan, si logras bajar de peso?. La respuesta rápida sería sí, pero (siempre existe un pero) ¿A costa de qué? Te lo contamos:

  • Limitación de alimentos: Al no ser una alimentación variada, esta se vuelve monótona y/o aburrida, esto puede provocar que la abandones rápido.
  • Pérdida de peso: No, no es un beneficio, porque principalmente se pierde peso en líquido, provocando una fuerte deshidratación o en masa muscular la cual puede comprometer seriamente tu salud.
  • Pérdida económica: Vender cosas mágicas o milagrosas deben tener un precio alto y más si se acompañan de suplementos. Por lo que gastarás mucho dinero que pudiste haber invertido en otra cosa (por ejemplo buenos hábitos). En algunos casos puede que no sean tan caros, pero aun así ¿Para que gastar, aunque sea un peso en algo que no va a funcionar?
  • Desajuste hormonal y el famoso “efecto rebote”: Someter tu cuerpo a una restricción tan grande va a provocar que entre en modo “ahorro de energía” ya que al consumir poca energía va a preferir utilizarla para cosas vitales, en pocas palabras tratará de sobrevivir, tendrá que aprender a trabajar con muy poca energía, esto provoca que el metabolismo se vuelva lento. Y como este tipo de dietas no funcionan a largo plazo en algún momento volverás a tu dieta de antes (con más calorías). Ahora imagínate darle más energía de golpe a un metabolismo que ya está atrofiado y aquí es donde aparece el efecto rebote, regresarás a tu peso de inicio y seguramente con unos kilos de más, todo tu esfuerzo, habrá sido en vano. Además estarás afectado todo tu entorno hormonal.

Existen otras dietas como la “keto” o los ayunos intermitentes. Queremos dejar en claro que estas son únicamente estrategias que se pueden implementar, no un estilo de vida y mucho menos una dieta mágica. Deben ser llevadas de la mano de un profesional porque como todo, no son para todos y tienen sus posibles efectos secundarios. Si te avientas a hacer un ayuno de 24 horas sin haber empezado con uno de 12 horas, probablemente sea la peor experiencia de la vida y pienses que es lo peor del mundo.

Por eso no sé debe trabajar con esto en la primera consulta sin haber establecido antes los buenos hábitos, “No utilices todas tus cartas en una sola jugada”, poco a poco y con paciencia podrás avanzar de manera satisfactoria para lograr tus objetivos. No puedes pretender arreglar en días o semanas toda una vida de malos hábitos.

¡Recuerden queridos lectores! sin una buena base acompañado siempre de un verdadero profesional de la salud, en este caso el nutriólogo, cualquier intento por bajar de peso será un fracaso y se volverá una frustración para el paciente.

Así que una vez que hayas generado conciencia sobre esto, vuélvete disciplinado, cambia tu manera de pensar y prepárate para recorrer el camino correcto con paciencia y sabiduría.

“El progreso es imposible sin el cambio y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada.”

George Bernard Shaw

A %d blogueros les gusta esto: