fbpx

Heart, cuore, croí, herz, cœur, yólotl, puksi’ik’al ya sea en inglés, italiano, irlandés, alemán, francés, náhuatl o maya son formas de decir “corazón”, y son buenas opciones para ponerse romántico, ¿No?. Pero, más útil es conocer las enfermedades más comunes de este órgano vital.

El día de hoy,

Se cumplen 20 años de que la Federación Mundial del Corazón en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), celebraran por primera vez “El día Mundial del Corazón” esto como estrategia para dar a conocer la importancia y gravedad de las enfermedades cardiovasculares y formas de prevención.

El infarto al miocardio y el accidente cerebrovascular son dos de las enfermedades más mortíferas, cada año cobran más de 17 millones de vidas en el mundo y se estima que para el 2030 el promedio de muertes por estas causas ascienda a cerca de 23 millones.

Enemigos del corazón

¿Sabías que el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión arterial y la obesidad son los principales enemigos del corazón? Probablemente estos factores los hayas escuchado recientemente, pues en tiempos de COVID-19, también son los principales enemigos de los pacientes que han adquirido el virus, es decir, que a pesar de que todos somos propensos a contraer el virus causante de la pandemia a nivel mundial, las personas que fuman, tienen sobrepeso y diabetes y/o hipertensión, son el grupo con mayor riesgo y que una vez enfermas su pronóstico es poco alentador, pero esto está ligado a una serie de factores como la edad, condiciones de vida, calidad en la alimentación, la detección y tratamiento oportuno.

Es solo un mito:

«Las enfermedades del corazón solo atacan a los hombres». Antiguamente se creía entre la sociedad que el infarto así como otras enfermedades del corazón eran exclusivas del género masculino y debido a esto se ha generado que las mujeres en general pongan poca atención en este aspecto de su salud y rara vez visiten al cardiólogo, lo cierto es que actualmente se cuenta con datos reveladores de que los estrógenos que produce la mujer ejercen un efecto protector y que al presentarse la menopausia con la ausencia de esas hormonas se incrementa el índice de enfermedades cardiovasculares.

“Los hombres por debajo de los 50 años tienen una incidencia más elevada de afecciones cardiovasculares que las mujeres en el mismo rango de edad”, ¡Pero que no cunda el Pánico! pues tener una vida saludable, buenos hábitos alimenticios, ejercicio físico regular y la abstinencia al tabaquismo, son la clave para prevenir la incidencia de estas cardiopatías, además te ayudarán a tener una vida en equilibrio, junto con una disminución en el nivel de estrés, pues este es una bomba de tiempo para el corazón.

¿Le has roto el corazón a alguien?

Pues, ¡Esperemos que no!, Porque esto si es posible, pues existe algo que se llama “Síndrome del corazón roto” o “Síndrome de Tako-tsubo” que es un afección en el corazón provocada por un trauma emocional (como puede ser una ruptura y/o el desamor) o una exposición a un evento sumamente estresante, provocando una liberación excesiva de adrenalina, causando daño al corazón y ¡Si!,  deja cicatrices. Así que las frases “Me has roto el corazón”, o “Tu amor dejó cicatrices” pueden ser verídicas.

Estos síndromes son similares a un infarto de miocardio, pero lo primero que debes hacer para descartarlo es realizarte un electrocardiograma, analítica con enzimas cardíacas y ecocardiografía, pero si se confirma el “Síndrome del corazón roto” el diagnóstico generalmente es benigno, con un tasa de decesos intrahospitalarios por debajo del 5% y una recuperación prácticamente total (aunque ya dijimos que deja cicatrices).

El hilo rojo

Por último, te dejamos este curioso y romántico dato, sobre la leyenda japonesa del hilo rojo. Cuenta la leyenda que un hilo rojo invisible ante los ojos humanos, se encuentra amarrado al dedo meñique de aquellos que están destinados a encontrarse, “El hilo rojo se puede enredar, contraer y estirar, como seguramente a menudo ocurre, pero nunca se romperá”.

Esta leyenda no solo aplica para historias románticas, los japoneses creen que este hilo une también a padres adoptivos con sus hijos, o incluso a los mejores amigos.

Lo increíble es que esta leyenda tiene sustento en la ciencia, pues resulta que en el meñique se encuentra la arteria cubital o ulnar que conecta directamente con el corazón, he aquí también la explicación de la famosa frase: “Pinky promise” que se practica a lo largo del planeta en distintas culturas y consiste en cerrar un promesa o un pacto, entrelazando los dedos meñiques.

A %d blogueros les gusta esto: