fbpx

En CODEMAG nos interesa la salud de nuestros lectores y por ello recomendamos poner especial atención en ella, pues no cabe duda que una buena alimentación permite al ser humano el correcto funcionamiento de su organismo para marchar con normalidad y cubrir sus necesidades fisiológicas básicas, y lo más importante, disminuye el riesgo de contraer enfermedades. En esta nueva normalidad, te contamos sobre la importancia de alimentarnos sanamente.

El 27 de enero de cada año se celebra en México el día del nutriólogo, fecha creada por la Asociación Mexicana de Nutriología (AMN).

El día en que la Asociación se registró ante la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, se decidió conmemorar a los profesionales de la nutrición, motivo por el cual hoy celebramos el día del nutriólogo.

Es importante reflexionar el papel que tiene el nutriólogo y la nutrición en cuanto a la salud, ya que los buenos hábitos tienen un impacto positivo hoy mas que nunca.

La nutrición y la alimentación en general, y más específicamente en la situación actual, es de suma importancia, pues no cabe duda que un plan de alimentación debe ser única y estrictamente diseñado por un especialista en el área, el nutriólogo.

Hoy en día encontramos un sin fin de información sobre los buenos hábitos que debemos seguir, sin embargo, el trabajo del nutriólogo va más allá de simples recomendaciones, ya que se necesita conocer temas importantes de salud como la fisiología, interacción de alimentos y fármacos, química de los alimentos, bioquímica, entre otros.

El nutriólogo te enseñará a crear buenos hábitos para cuidar tu salud y te guiará por el camino adecuado según tus necesidades individuales. No pongas tu salud en manos de cualquier persona.

-Solo porque no estas enfermo no significa que estas saludable.

ANÓNIMO

¿Cuál es la importancia de la nutrición en la situación actual?

En el último año, el mundo ha enfrentado una de las situaciones más complicadas, en la cual la mayoría, sino es que todos, nos hemos enfrentado a ella de alguna forma. Aunque esta situación es relativamente nueva y poco conocida, se considera la atención nutricional como parte fundamental en el proceso de prevención y tratamiento contra el virus.

La nutrición es fundamental para evitar cuadros graves por COVID-19, señalan especialistas del IMSS, una adecuada alimentación ayudará a una pronta recuperación y disminuirá el riesgo de desnutrición.

¿Qué es la nutrición?

Es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición es fundamental para la buena salud, en cambio, una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental y reducir la productividad (OMS).

¿Qué es la alimentación?

Se define como “El conjunto de procesos biológicos, psicológicos y sociológicos que se relacionan con la ingesta de alimentos mediante el cual el organismo obtiene del medio los nutrimentos que necesita, así como las satisfacciones intelectuales, emocionales, estéticas y socioculturales que son indispensables para la vida humana plena” (NOM-043-SSA2-2012).

México y la problemática del sobrepeso y la obesidad

México está al borde de una crisis de salud pública con una epidemia de obesidad que, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), se estima que en el año 2030, el 40% de los adultos mexicanos tendrá obesidad, factor principal de riesgo para desarrollar enfermedades crónicas degenerativas, las cuales representan 7 de las 10 principales causas de muerte, siendo las más relevantes la diabetes y las enfermedades del corazón.

La población que padece de obesidad y sus comorbilidades antes mencionadas, son las más susceptibles de contraer COVID-19.

¿Cómo fortalecer el sistema inmunológico, mejorar las defensas y evitar enfermedades?

Algunas de las amenazas que acechan a nuestro cuerpo, son biológicas, como los virus (hoy en día, la principal problemática) y bacterias, otras son químicas o físicas como los contaminantes o radiación. La mayoría son externos, pero también internos que se producen en nuestro propio cuerpo, por eso es importante tener un sistema inmunológico fuerte, ya que es nuestro sistema de defensa y si este es sobrepasado aparece la enfermedad. 

¿Qué es el sistema inmunológico?

Es el sistema de defensa del cuerpo contra organismos infecciosos y otros agentes invasores. A través de una serie de pasos (respuesta inmunitaria) este ataca a los organismos y sustancias que invaden nuestro cuerpo y provocan las enfermedades.

Las células especializadas del sistema inmunológico se originan en la medula ósea, viajando posteriormente a través de la sangre y el sistema linfático.

¿Cual es la relación entre la alimentación y el sistema inmunológico?

No depende de un alimento en específico, si no, de una buena alimentación en general, por ello existen micro nutrimentos especialmente relevantes como los son las vitaminas A, C y D, y los minerales como el zinc y el selenio, que ayudan a fortalecer nuestra salud.

Vitamina A: Papel fundamental en la modulación de la respuesta inmune. Encontrada en hígado, yema de huevo. Espinacas, kale, zanahorias y camote son buenas fuentes de betacarotenos, importantes para convertir la vitamina A (retinol) y poder utilizarla.

Vitamina C: Participante en múltiples funciones del sistema inmunológico. Al consumir suficientes frutas y verduras es muy difícil tener deficiencia de esta vitamina. En caso de personas con diabetes puede haber reducción de absorción por los elevados niveles de glucosa, lo que hace fundamental el acudir con un profesional de la nutrición para evitar deficiencias y evaluar la suplementación. Las principales fuentes de esta vitamina son: Frutos rojos, guayaba, fresas, kale, pimientos, kiwi, brócoli, naranja, coles de Bruselas, papaya y toronja.

Selenio: Necesario para la producción de selenoproteínas, agentes importantes ante la respuesta inmune e inflamatoria. Las nueces de Brasil son buena fuente de este mineral. También lo podemos encontrar en pescado, mariscos, carnes rojas, huevo, pollo y ajo.

Zinc: Participa en múltiples procesos del sistema inmunológico. Su deficiencia representa una susceptibilidad a distintos agentes patógenos. Los moluscos, carne o algunas leguminosas como los garbanzos son buenas fuentes de este mineral. 

Vitamina D: El déficit de esta vitamina se asocia con mayor riesgo de infección y enfermedades autoinmunes. Pocos alimentos contienen esta vitamina en forma natural; pescados grasos como el salmón, atún y la caballa se encuentran entre las mejores fuentes de Vitamina D.

¿Por qué es importante la exposición solar?

La piel produce vitamina D al exponerse directamente a la luz solar. La mayoría de las personas cumplen al menos en parte con su requerimiento de esta manera. Sería interesante tomar baños directos de sol durante 10 minutos en verano y entre 20 y 30 minutos en invierno para evitar deficiencias en la salud.

Principales alimentos para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico

Brócoli: Parece mejorar la respuesta inmunitaria según estudios.

Hierbas y especias: El Ajo, la cúrcuma y el jengibre aportan compuestos que participan en la modulación del sistema inmunológico y la inflamación.

Té verde: Contiene catequinas que ayudan a fortalecer el sistema inmune.

Hongos: Buen papel inmunomodulador.

No cabe duda, que los pilares de la actividad física y el sueño son importantes para mantener nuestro sistema inmunológico fuerte y sano. Casi todas las funciones inmunológicas varían según el momento del día y un desajuste del ritmo circadiano pueden dañar nuestras defensas. Cuéntanos ¿cómo cuidas tu salud?

-Nuestra comida debería ser nuestra medicina y nuestra medicina debería ser nuestra comida.-

Hipócrates

A %d blogueros les gusta esto: