fbpx

Se dice que el licor fue presentado al rey Luis XIV durante una de sus visitas a Chateau Chambord a finales del siglo XVII. Se trataba de un licor de zarzamora y frambuesa endulzado con azúcar, miel y aromatizado con especias exóticas. En ese momento, sólo la nobleza podía permitirse un licor tan lujoso, con ese tipo de especias que valían literalmente su peso en oro. Chambord Royale ¡Debes probarlo!

Polo el deporte nacido en la realeza

Licor de frambuesa negra que toma su nombre del palacio Chateau Chambord, ubicado en el pintoresco valle de Loira en Francia. La construcción de este palacio real fue iniciada por el rey Francisco I en 1519. Nunca vio el proyecto terminado y su hijo, Enrique I y luego Luis XIV lo terminaron de construir. 

Historia del Chambord Royale

Siglos más tarde, a fines de la década de los 80´s, un estadounidense de nombre Norton J. Cooper, hijo de Maurice Cooper que hizo su fortuna durante la “Prohibición” con un contrato para abastecer a los militares de EUA con cerveza sin alcohol. Después de que la ley aprobara de nuevo la venta de alcohol, Maurice desarrolló más productos, además de crear un licor llamado “Forbidden Fruit”, que colocó en una botella muy particular con forma de orbe.  

Norton (el hijo) se encontró con una versión moderna del licor mientras estaba en Francia, con el nombre de “Sky”. Compró la marca y la receta para comercializar el licor junto con la botella con forma de orbe que, hasta ese momento, contenía “Forbidden Fruit”. Lanzó el producto y la botella en 1981, dándole el nuevo nombre: “Chambord Liqueur Royale France”. 

Proceso de elaboración

Es una infusión de frambuesas y moras en un destilado neutro, con vainilla de Madagascar, cáscara de cítricos marroquí, miel y coñac. Hecho y embotellado en La Sistiere Chateau en el valle del Loira en Francia.

Producción del Chambord Royale

Infusión

La más importante etapa de la producción es la infusión de la fruta. Los tanques de infusión cilíndricos se cargan con 4 toneladas de moras y frambuesas congeladas y 2,000 litros de alcohol neutro de 93%. La fruta se obtiene de Francia, Serbia y el sur de Chile para garantizar un suministro continuo durante todo el año. 

La infusión se deja durante alrededor de un mes, con el vaso girado cada 12 horas para asegurar una infusión pareja. El alcohol rico en frutas de esta primera infusión se llama “primer jugo”, la cual se vacía a otro tanque de retención. El primer cilindro que aún contiene fruta se vuelve a llenar con alcohol, pero ahora de 28% para obtener una segunda infusión más corta llamada “segundo jugo”, que se drena y se coloca en el recipiente de retención con el “primer jugo”. La fruta que queda se retira y se prensa para obtener el “tercer jugo” y mezclarlo con los otros dos. 

Mezcla

La infusión se mezcla con esencias naturales extraídas de moras negras, grosellas y variedades de frambuesas. En esta etapa, una mezcla de coñac, esencia de vainilla, cáscaras de cítricos y miel también se introducen a la infusión. 

El “master blender” equilibra la mezcla para garantizar que su perfil de aroma y sabor coincida con la exigente especificación de Chambord. Sólo entonces él filtrará el producto por equipos de alta tecnología que hará que la mezcla tenga una integración final de azúcar, alcohol neutro y agua desmineralizada y producir un producto final de 16% de alcohol listo para embotellar.

Embotellado

Aunque la nueva línea de embotellado es moderna, todavía requiere la participación de 15 trabajadores. En primer lugar, las botellas se lavan con agua, se llenan con Chambord y se sellan con pequeños tapones roscados de plástico. Las manchas de pegamento se dejan caer automáticamente sobre la tapa de cada tornillo y bordean las tapas decorativas aplicadas con la mano sobre la parte superior de cada tapa de plástico.

La enorme etiquetadora aplica las seis etiquetas cuando las botellas giran dentro de sus seis cabezas. La botella tiene un diámetro tan grueso que se requieren dos etiquetas para estirarse conjuntamente alrededor del abdomen. Por último, un equipo revisa cada botella en busca de defectos y arregla el folleto en cada cuello de botella antes de empaquetarlo a mano en cajas.

¡Un delicioso licor que debes probar y mezclar con otros sabores!

Esta nota te podría interesar Boilermaker, una bebida irlandesa

No olvides visitarnos en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: