fbpx

Las recomendaciones nutricionales tradicionales se basan en que el 50% de nuestra alimentación debe provenir de los cereales, ya que estos representan la principal fuente de energía que nuestro cuerpo necesita para las labores del día, así como para nuestros entrenamientos.

Todo ser humano disfruta de los cereales nutritivos, sin embargo ¿son buenos para consumirlos día a día?

“La mayor riqueza de una persona es su salud”. 

– Virgil

¿Son los cereales la verdadera base de la alimentación?

Alimentos como; trigo, pasta, pizza, tortilla, pan, galletas; etc son alimentos que se catalogan como cereales (con o sin grasa, dependiendo) y que, para muchos especialistas, mientras todo “quepa” en tus requerimientos y distribución de kcal y macronutrientes en ese caso los carbohidratos, no importa si son comida real, si son integrales o refinados.

Aunque de cierto modo es importante aportar cierta flexibilidad a la dieta, este debe de ser de acuerdo con cada paciente, su historia clínica, su genética y su autocontrol.

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

¿Los cereales son realmente saludables?

Siempre existirá un “depende” y contra qué se compare. 

Si una persona es de bajos recursos, va a ser mejor que tenga de base este tipo de alimentos a no comer nada. Si debemos elegir entre un cereal refinado o uno integral, el segundo va a ser mucho mejor opción. Pero si puedes comprar alimentos como verduras, frutas, huevo, carnes, tubérculos y demás comida real definitivamente los cereales no van a ser la mejor opción. 

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

¿Puede un alimento que no ha estado presente en la mayor parte de nuestra evolución, ser la mejor opción? No…

Tristemente poco se ha estudiado sobre la biología evolutiva, y menos los interesados en aprender sobre este tema, dejándose guiar solo por recomendaciones modernas que son poco efectivas para un organismo genéticamente adaptado a miles de años atrás (por algo existen las enfermedades modernas causadas por la alimentación moderna, así como el sedentarismo provocado también por la modernidad y confort actual).

Aunque sin los cereales no se hubiera desarrollado la civilización, estos también son en parte responsables de empobrecer la alimentación. Desde que fueron la base de nuestra alimentación, la salud y composición corporal se vieron afectados.

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

¿Qué debemos hacer?

Una recomendación general es limitar tanto cereales como harinas, y se debe ser mucho más estricto si ya se ha desarrollado alguna enfermedad como la diabetes, ya que, en términos de densidad nutrimental, estos aportan menos que por cada caloría, es decir, aportan más calorías que nutrimentos a nuestro cuerpo.

¿Por qué hay gente que ha obtenido buenos resultados con las recomendaciones tradicionales?

Cualquier cambio que se realice en la dieta del paciente, obtendrá algún beneficio. Por ejemplo, si no modifica su alimentación, pero empieza a hacer ejercicio, aunque sea 30 minutos de caminata, está añadiendo un gasto extra de energía que se verá reflejado en la perdida de peso y disminución del sedentarismo.

Otro ejemplo es que, si el paciente empieza a incorporar cereales integrales, como ya habíamos mencionado, estos van a ir desplazando a los cereales refinados y lógico que habrá un beneficio y/o cambio.

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

Además, la mayoría de la gente no acostumbra a consumir frutas y mucho menos vegetales en su alimentación, el simple hecho de empezar a añadir alguna porción de estos en sus comidas principales hará notar un cambio a favor.

Es decir, se debe observar un todo y no solo una cosa en específico.

Nos quedaríamos cortos diciendo que los beneficios se lograron gracias a los cereales y no a todos los demás cambios que se añadieron al plan.

Recuerda que para conocer cuales son tus requerimientos y además de eso, comprender lo que tu cuerpo necesita, debes consultarlo siempre con el especialista en nutrición. 

No te preocupes si no puedes ser perfecto, ya que lo perfecto no es enemigo de lo bueno. Empieza haciendo pequeños cambios a tu vida y notarás una gran diferencia.

 

Mantener el cuerpo en buena salud es un deber; de lo contrario, no podremos mantener nuestra mente fuerte y clara. 

BUDA



Consulta siempre con tu nutriólogo y comienza a transformar tu cuerpo.


Esta nota te podría interesar Equilibrio y bienestar en tu salud

No olvides visitarnos en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: